miércoles, 13 de abril de 2011

LBF

Queridos navegantes,

Hace un ratito que he regresado de la London Book Fair, una de las citas imperdibles del mundo del libro, junto con la de Frankfurt. Los editores vamos a las ferias a buscar tesoros literarios y sobre todo, a encontrarnos con un montón de gente con la que hablamos a menudo pero vemos poco.

Este año al llegar a Earl's Court, donde está el pabellón en el que se celebra el acontecimiento, me sentí muy pequeña y a la vez, muy agradecida. Pequeña porque no hay nada como una bofetada de realidad para darse cuenta de lo difícil que es que una novela llegue a publicarse, que se vea en las librerías, que tenga la oportunidad de que la gente sienta ganas de leerla, que se la compre, la recomiende... Earl's Court, como siempre, bullía de actividad, de stands de editoriales y agentes tratando de lograr lo imposible con centenares, tal vez miles de libros. Para que os hagáis una idea, os dejo una foto que tomé el martes desde el centro de agentes literarios:


 
Así que permitidme que os dé las gracias. Gracias por leer este blog, por haber leído (!!) la novela, por recomendarla en vuestros blogs, a vuestros amigos o a vuestros hijos... ¡incluso a vuestros padres! Gracias a vosotros, lo estamos logrando. Mañana os cuento más cosas :)

3 comentarios:

  1. No tienes que darnos las gracias...

    Gracias a ti por la novela, por este rincón "arranca sonrisas educativo", que encima de hacernos felices, nos enseña a no despistarnos en el arte de amar, y a conocer otros tipos de música...
    Al igual que tu novela!!

    Así que mil gracias a ti Rocío!!

    Un abrazo gigantesco,

    Rebeca.

    P.D: Buscaré, eso no lo dudes!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Gracias? Gracias a ti por hacerme soñar y recordar una parte de mi.

    Espero que te lo hayas pasado muy bien y que hayas encontrado tesoros.

    Nos leemos!

    Besotes grandotes

    ResponderEliminar