viernes, 18 de febrero de 2011

My baby just cares for me

Hace falta muy poco para enamorarse. Una mirada, la sorpresa de un gesto íntimo vislumbrado a destiempo, el atisbo de un olor. Pero, ¿qué nos desenamora?
El amor es un animal frágil. No le sientan bien los cambios de temperatura ni resulta fácil introducir variaciones en su dieta. Necesita líquidos abundantes, siempre tibios o con burbujas, y que le susurren al oído varias veces al día.
Como suele tener la cabeza en las nubes, le viene bien que le cepillemos el cabello con suavidad por las noches.
Cuando el amor tiene dudas se entristece y le bajan las defensas, y entonces, se resfría. Es el momento de prepararle una buena sopa de pollo y, debajo de una mullida manta, recordarle que no hay nada que nos importe más que él.



Y a vosotros, ¿qué os enamora? ¿Y por qué os desenamoráis?

2 comentarios:

  1. Me enamoro de las miradas de complicidad de la persona a la que amo, cuando mi mirada divisa perdida a través del cristal, me enamoró de sus sonrisas cuando tengo el día triste y me bombardea con bromas y cánticos para que vuelva a sonreír, me enamoro de sus abrazos, de sus susurros al oído diciéndome "te amo" para que no se me olvide...
    Me enamoro, cuando después de sus relevos de noche, sin poder dormir bien, me levanto por la mañana, y hay cosas escritas en un papel, en el brik del zumo o en la pizarra de la nevera...

    Me desenamoro en las discusiones, para volverme a enamorar en las reconciliaciones, me desenamoro de la vida, cuando a veces mi tristeza es infinita, pero cuando me despierto, y diviso su cara mientras duerme, a mi lado, hace que mi corazón lata con fuerza, y vuelvo a enamorarme de la vida otra vez...

    Como leí en un libro, me enamoré de él, pero también de la vida a través de él...

    Y es que sólo él, hace que mi vida valga la pena, me enamoré de él por como es, y por como soy yo cuando estoy con él, la Rebeca que siempre quise ser...y que no lograba ser...por devolverme las ganas de vivir a mí y a mi familia...

    Un ángel caído del cielo...para hacerme feliz...

    Y me enamoro más cada día...

    Ainsss...jejje

    Un abrazo Rocío!

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  2. Rebeca, qué bonito, gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo fuerte y que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar