jueves, 10 de febrero de 2011

El arte de amar

Decía Erich Fromm que el amor es un arte y que al igual que sucede con la música, la pintura o la carpintería, para aprenderlo necesitamos tener una buena base teórica seguida de muchas horas consagradas a la práctica.
Hay quien opina que esta idea es poco romántica y un tanto utilitarista. A mí me parece muy optimista, porque si hacemos caso al psiquiatra, todos y cada uno de nosotros podemos aprender a amar. Aunque  suponga  un reto importante.



Un periodista me ha hecho estos días la gran pregunta:
¿Y por qué seguimos intentándolo? ¿Por qué a pesar de los fracasos jamás dejamos de ilusionarnos y seguimos buscando el amor?
Dejando de lado las consideraciones hormonales, que son muy interesantes pero que a veces parecen querer reducirlo todo a un mero intercambio de dopamina y oxitocina, progesterona y testosterona, yo creo que si seguimos enamorándonos es porque todos llevamos inscrita en el alma la necesidad de encontrar un compañero.
Nacemos solos y morimos solos, y puede que el amor sea la única manera de sobrellevar esa soledad ancestral.
¿Y vosotros qué opináis? ¿Creéis que se puede aprender a amar? O por el contrario, ¿creéis que el amor es una lotería y que encontrarlo es cuestión de pura suerte?

7 comentarios:

  1. Yo creo que el amor de verdad, es una suerte encontrarlo, y que amar, es una necesidad, de sentir el corazón más completo, de desvivirnos por alguien y que ese alguien se desviva por nosotros, de querer a alguien que nos complemente y que nos haga sentir únicos...
    Todo el mundo necesita tener a alguien, para sentirse ALGUIEN...y quien piense lo contrario, es por miedo a experimentarlo o a fracasar.
    Amar es algo que todo el mundo podría hacer, pero creo que aunque se sepa la teoria, la práctica es mucho más dificil, y nunca se deja de aprender a amar, se aprende cada día un poco más...cada día es un nuevo examen que hay que superar, pero no sé si tendrá evaluación final, o será un examen de por vida...
    Soy demasiado joven(25) para tener ante mí esa respuesta, solo llevo cerca de 4 años con mi pareja(36), y creo que cada día aprendo a amar un poco más...

    P.D: Ya tengo tu novela, recién comprada en el Corte Inglés, con diario incluido, que utilizaré para mis relatos de amor...;-)

    Un abrazo Rocío!

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco tengo respuestas, Rebeca, y como tú, creo que sigo aprendiendo cada día. Por eso me gusta la idea de descubrir los secretos del amor en las obras de los grandes de la literatura.

    ¡Qué ilusión, ya tienes el libro! ¿Nos contarás qué te parece?

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que para aprender a AMAR con mayúsculas basta con acercarse a la persona adecuada y abrir compuertas.
    Yo hoy estoy entusiasmado porque ayer noche hice de celestino entre dos bellas almas. Él llevaba años buscando un gran amor. Ella me había confesado su deseo de enamorarse. Esta mañana he sabido que el flechazo ha sido instantáneo por ambas partes.
    Esta parejita de nueva creación vendrá este lunes a tu presentación. Sería bonito que Nikosia les dedicara una de sus canciones de amor... ¿lo ves posible?
    Yo me comprometo a regalarles tu novela para que no anden flojos en grAmática a partir de ahora :-)

    ResponderEliminar
  4. ¡Será un gran honor dedicársela! Ya pensaremos cuál. Por otra parte, hacer de celestino y tener éxito en la empresa es algo raro, habrá que celebrarlo también ;)
    Muax.

    ResponderEliminar
  5. Ya me terminé tu novela...Sencillamente: ASOMBROSA!
    Me he sentido identificada desde la primera línea, sé lo que es sentirse traicionada por la primera persona a la que quieres y que se supone que te quiere, sé lo que es sentir que no aportas nada a la vida, y que la vida no te aporta lo que necesitas para querer seguir sobreviviendo, sé lo que es estar enamorada, y que la otra persona te corresponda de igual forma, y sé lo que es aprender a amar cada día…

    Los fragmentos, de Austen, de García Márquez,(uno de mis escritores preferidos),de Goethe (siendo Werther uno de mis libros favoritos), la película L.A, una entre tantas de la misma temática...
    Y la historia de Irene, grandiosa de principio a fin, engancha muchísimo!
    Gracias por la gramática del amor, por los autores y sus obras, muchos desconocidos para mí, pero que ya me he apuntado, gracias por las lecciones de música, ya que yo soy un poco más oscura y metalera, y por las lecciones de arte…por tantas cosas…
    Pero ante todo gracias por esta novela, que me ha encantado, y con la que me he sentido totalmente identificada, como un día me pasó con Retrum, y con Alison Blix, como ya sabe Francesc!
    Un abrazo desde Cantabria, y suerte con el show de Nikosia y con la presentación…
    Mientras tanto, a seguir poniendo en práctica, la gramática del amor…con los dueños de los puertos en los que nuestro corazón ha decidido desembarcar… (Bestial esa frase;-))

    Enhorabuena Rocío, por esta fantástica obra!

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  6. Rebeca, ¡eres un rayo! ¡Pero qué poco has tardado en leerla! Me he emocionado mucho con tu comentario. Y no sabes cuánto me alegro de que te la novela te haya gustado y de te que te hayas identificado con la protagonista. También hay un poco de mí en Irene ;-)
    Gracias otra vez, un abrazo muy fuerte y ¡mucho amor!

    ResponderEliminar
  7. En el fondo todos intentamos ser más felices y ocurre como en las telenovelas, que estamos deseosos de encontrar ese final espectacular, como esta que vi hace poco de Juegos Prohibidos, que por cierto estoy viendo ahora los episodios en esta página de Videos prohibidos muy interesante. Aunque entiendo que la realidad es mucho más compleja. Enhorabuena por este interesantísimo artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar